Por Mayaguez de Fiesta
Imprimir
Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

 

 

Los Cachorros y los dientes de leche

Tal como sucede con los niños, el momento en que caen los dientes de leche de nuestro cachorro es uno de los más importantes en su desarrollo. ¿Qué precauciones debemos tomar y cómo podemos ayudarle a aliviar esta inevitable molestia.

Nuestras mascotas empezarán a mudar sus dientes de leche generalmente a partir de los tres meses, en un proceso que puede alargarse en ocasiones hasta los siete. Es posible que no nos demos cuenta al momento del inicio, ya que lo más probable es que se los traguen al ser tan minúsculos. No tenemos que preocuparnos si esto sucede, no supone ningún peligro para ellos. Pero sí debemos estar atentos a sus encías, sobre todo en los primeros días. Si notamos que empiezan a enrojecer o incluso que sangran, es posible que sufran una gingivitis, una pequeña infección derivada de la caída de los dientes o quizás de haber mordido algo que no debían ahora que su boca está pasando por ese momento delicado. No es motivo de alarma, pero si observamos que estas pequeñas heridas no desaparecen solas el veterinario puede recetarnos algo para echarles una mano.

Éste será también el comienzo de una de las “torturas” que sufren los dueños de mascotas de forma inevitable: nuestros pequeños empezarán a querer morder todo lo que encuentren a su paso como manera de aliviar el dolor que les produce la muda de los dientes. Esto significa patas de las mesas, zapatos, calcetines… en definitiva, cualquier objeto que se les ocurra y que esté a su alcance. Y ya sabemos que para estos cachorros llenos de energía y curiosidad, el concepto de “alcance” puede ampliarse muchísimo…Por suerte, en cualquier tienda de artículos para mascotas nos encontraremos juguetes especialmente pensados para esta etapa, que les aliviarán en cuanto comiencen a mordisquearlos. En nuestra mano estará el conseguir que le presten más atención a éstos que a nuestras zapatillas favoritas.

Otra manera de ayudarles a pasar por las molestias es enfriar los juguetes que les guste morder (algunos están preparados para ello, de hecho, y pueden meterse en la nevera o en el congelador sin problema) o darles algún caldo bien frío; hay recetas indicadas para mascotas que puedes encontrar fácilmente en Internet.

Cortesia: blogmascotas.com

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com