Mayaguez de Fiesta

AQUÍ TE ENTERARAS DE TODO...

Correo electrónico Imprimir
Valoración de los usuarios: / 5
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

 

No Mas Achaques...

¡Feliz Navidad! ¡Felices Fiestas!

Ya pasamos el Día de Acción de Gracias y estamos celebrando las Navidades a todo vapor. En las columnas pasadas hablamos de cómo íbamos a eliminar el estrés de nuestras vidas para esta época y tanto la organización como la prevención son reglas que se pueden aplicar durante todo el año. Falta poco para Navidad y el Año Nuevo y quería hablarles de las resoluciones que hacemos cada año y del estrés que nos producen cuando no las cumplimos....

Las resoluciones de Año Nuevo

Cuando llega fin de año todos nos ponemos metas que debemos cumplir al comenzar el Año Nuevo. El año acaba de comenzar y se supone que los resultados y las metas cumplidas las veremos otra vez cuando acabe el año. Es una excelente idea ponerse metas y tener compromisos, pero la pregunta es, por qué tenemos que hacerlo al comenzar el año, por qué no puede ser cualquier día del año.

Creo que si uno quiere cambiar su vida en algún aspecto puede hacerlo en el momento que lo decide. Se han preguntado de que vale poner resoluciones que “pretendemos” cumplir y en nuestro fuero íntimo, bien, pero bien adentro de nuestro ser, sabemos que no lo queremos hacer. Eso es sumamente frustrante.

El ejemplo de la dieta y el ejercicio nos pasa y nos ha pasado a todos. Comenzamos después del Día de Reyes y algunos más osados, el 2 de enero, para demostrarse que tienen el compromiso. Salen de compras a ver qué máquinas de hacer ejercicios les pueden ayudar, o compran pesas y ropa de hacer ejercicio, las últimas tenis en el mercado de esas que cuestan 100 dólares porque te dan firmeza en el trasero con sólo usarlas (¡Sí, claro!), y el comercio es el único que se beneficia a costa de nuestra renovada resolución de Año Nuevo.

Fijamos nuestras metas sin ser realistas y mucho más allá de lo que podemos lograr y justamente ese es el problema. Las metas no pueden ser imposibles porque lo único que traerán es estrés y frustración. Esto no sólo te va a hacer sentir peor sino que además te vas a sentir un fracaso después de tantos años intentándolo. Trata de ponerte metas lógicas e ir escalando los pasos adecuados para lograrlas. Es decir, si tienes que bajar 120 Lbs., no las puedes bajar de cantazo porque es imposible, pero sí puedes bajar las primeras 12 en dos meses. Esa es una meta lógica. Tienes que saber que te va a llevar mucho tiempo porque todas esas libras demás se acumularon en más que par de semanas… Hazte a la idea que sin esfuerzo, nadie logra nada. Puedes ir celebrando tus logros poco a poco, (no con comida por favor, sería mejor con un pantalón nuevo en un talla más pequeña). Si te portaste mal tienes que perdonarte y volver a comenzar sin poner excusas, te prometo que te vas a convertir en un ganador.

¿Cuál es el sentido de las fiestas?

Además del punto de vista religioso y de nuestra cultura latina, considera buscar el verdadero significado del fin del año, ¿Cómo debería ser, cómo debiera vivirse y el legado que les estamos dejando a nuestros niños en las fiestas? ¿Es sólo fiesta, una cuestión comercial de ver quien regala más y mejor?

La mayor parte del estrés navideño se debe a que pertenecemos a una sociedad que consume y no piensa. Las campañas de publicidad se hacen para eso y todo está muy bien estudiado para tentar al cliente a comprar. ¿No has pensado que podríamos compartir más, dejar los chismes a un lado, ayudar a las personas que están solas y no dejarnos llevar por la vorágine que nos envuelve y nos atrapa?

Regalemos esperanza, no violencia, paz, una niñez justa con disciplina pero sin malos tratos, pongamos un alto a la violencia doméstica, a las drogas, a los suicidios, a los crímenes... Creerán que estoy compitiendo para “Miss Universe”, o que ya tengo una “juma” y todavía no empezó la fiesta… Jajaja

Cosas que no cuestan y gratifican

Todos sabemos que la navidad en nuestra Isla es la época más esperada por todos. Las familias y los amigos nos visitamos y nos reunimos para compartir la alegría y los buenos deseos para el próximo año. Debería ser una época de unión y de felicidad para todos. Las casas se iluminan, se decoran por más humildes que sean, sin embargo, estamos en una época en que hay que cortar gastos, empezando por la factura de electricidad.

Si no contamos con muchos recursos no es necesario gastar en un pino de verdad (no sé donde fueron a parar todos los ambientalistas cuando matan tantos arboles, y luego los traen desde afuera) cuando podemos tener uno muy bonito, hasta se parecen naturales pero son mucho más económicos. y lo mejor es que se puede usar todos los años. (Eso sí se llama reciclar.) Todos los adornos que le pusimos al arbolito la Navidad pasada se pueden guardar y volver a usar. No hay que inventar motivos nuevos para decorarlo porque ese es un gasto de recursos innecesario que se pudieran usar en otras cosas que sí nos hacen falta. A lo mejor se puede comenzar una tradición de comprar un adorno muy especial cada navidad.

También se pueden usar los papeles, bolsas y las cajas de regalo que quedaron del año pasado y comprar algunos más de ser necesario. Lo mismo pasa con las luces, si hacemos un buen trabajo al guardarlas, no tendremos para qué comprar luces nuevas si éstas todavía funcionan. Decide qué vas a decorar, si toda tu casa con luces o tu árbol. Si quieres que la factura de la AEE no venga tan alta, me inclinaría por el árbol porque es lo que todos van a disfrutar más.

Y por qué no ponerse de acuerdo con amigos para salir de parranda, que se pueden hacer a cualquier hora del día y es una manera de enseñarles a los niños las tradiciones que se van perdiendo. No podemos poner contentos, tocando y cantando la música navideña con güiro y pandereta y contagiar de esa alegría a todos los que nos rodean. Comencemos ya mismo…


De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...
De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...


Ay, doña María,  ay !, compay José,
ábranme la puerta que los quiero ver.
Ábranme, compay, que ya son las tres
y yo no he "tomao" gota de café'.


De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...
De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...


Sin arroz con dulce pasteles y ron
Estas Navidades no la paso yo
Sin arroz con dulce pasteles y ron
Estas Navidades no la paso yo


De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...
De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...


Y si no hay mas "na". Te lo juro yo
Estas Navidades tráiganme un lechón
Y si no hay mas "na". Te lo juro yo
Estas Navidades tráiganme un lechón


De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...
De las montañas venimos
para invitarte a comer
un lechoncito en su vara
y ron pitorro a beber...

¡Felicidades para todos!
¡Mayag
üez, ponte de fiesta!

No olviden visitar mi blog:  http://bloggeandovivencias.blogspot.com/

El Domingo 4 de diciembre es la entrega final de la historia de Javier, quiero saber ¿Qué opinan?  Me pueden escribir a msabeamango@gmail.com que es el email de contacto para el blog. ¡Felicidades!

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
 

site visits
Contador de Visitas desde 01-Nov-11