Nora A. Brodsky
Imprimir
Valoración de los usuarios: / 5
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

 

No Mas Achaques

¿Sabes el por qué de los ritos de navidad? Parte III

Continúa de la semana pasada…

¡Hola mis queridos amigos! Ahora, sí. Definitivamente todos estamos de fiesta. ¡Muchas Felicidades para todos! Hoy prosigo con la última parte de los rituales de la Navidad.

Nuestra tradición habla de los reyes magos y todos los países católicos celebran esta tradición donde los niños salen sumamente beneficiados ya que no sólo reciben su regalito de Santa Claus si no que también los Reyes Magos siempre dejan alguito al pie de sus camas…

Los Reyes Magos

Crecimos seguros de que los reyes eran magos que eran tres y que, siguiendo la estrella de Belén, llevaron ofrendas al niño Jesús. Como siempre algunas historias difieren de la realidad o se fueron haciendo en el camino y por eso no están del todo claras. En realidad, se decidió en el siglo III que los Reyes Magos eran tres, se convirtieron en reyes en el siglo V y tardaron 500 años más en hacerse magos. 

El origen de los Reyes Magos

Lo único que queda claro al leer el Evangelio es que los reyes eran varios, que visitaron a Herodes y que ofrendaron al niño Jesús. Lo que no queda claro es cuántos eran, qué edad tenían, de dónde venían y su raza o aspecto. La historia se fue construyendo poco a poco a través de los siglos, de acuerdo al libro ''Mitos y Ritos de la Navidad'' del Dr. Pepe Rodríguez.

Hasta el siglo X se les acreditaba como sacerdotes persas de Mitra. Al principio eran blancos, o en algunas versiones de la iglesia temprana, los tres procedían de las tres razas conocidas de la humanidad: europea, asiática y africana, aunque todos en las imágenes artísticas de aquéllos tiempos, eran representados como de raza blanca. No es hasta el siglo XVI que Baltasar aparece representando a la raza negra.


Las tres razas

Así Melchor, según la leyenda, es el más anciano y pasó a simbolizar a los europeos, ofreciendo a Jesús el oro; Gaspar representa a los semitas de Asia y trae el incienso; y Baltasar viene de Africa con su mirra.

Según Rodríguez, “Con el descubrimiento de América, la Iglesia pensó incluso en darle su lugar a los indios en el cortejo. Pero ya era muy tarde para agregar un cuarto rey”.


Según una de las tantas tradiciones de la Navidad, los Reyes Magos partieron por mar hacia la India después de ver al niño Jesús, advertidos por un ángel de Dios y allí el apóstol Tomás los bautizó y los consagró obispos.


¿Dónde están hoy los reyes y qué celebramos el 6 de enero?

Se supone que los restos de los reyes fueron trasladados a Constantinopla, luego a Milán, Italia, en el siglo IX y finalmente a Colonia, Alemania, en cuya catedral, se cree que aún descansan sus restos.  El Día de Reyes se comenzó a celebrar a principios del siglo III por los cristianos orientales de Constantinopla, coincidiendo con la fiesta pagana del nacimiento del dios Aión (1), el símbolo del Tiempo Nuevo. En Occidente, la tradición se practica desde el siglo V.

La costumbre de traer regalos surgió a mediados del siglo XIX para contrarrestar la tradición pagana de San Nicolás, un obispo de la Iglesia oriental que vivió en el siglo IV y que era conocido por su generosidad con los niños. San Nicolás ahora se ha transformado en Santa Claus. Al principio, los Reyes en lugar de juguetes traían cosas como ropa, comida, e incluso leña y carbón a los niños que se portaban mal.


Hoy en día la lluvia de regalos parece no tener fin. En los países donde el Día de Reyes sigue siendo el favorito de los niños, éstos también reciben regalos el día de Navidad, de parte del Niñito Dios o de Santa Claus. En algunos países latinoamericanos los niños dejan junto a sus zapatos leche y galletas para alimentar a los Reyes, en otros países la costumbre es dejarle pasto y agua para los camellos. Dice la tradición que los Reyes Magos disponen de unos duendes que espían a los niños a lo largo del año para ver si se portan bien o mal. ¡Cuidado, no vaya a ser que recibas carbón!

Un dato interesante

En los festejos de fin de año en China, se suelen ver enormes “Dragones” o “Serpientes”, ambos idénticos simbólicamente. Podemos recordar que Afrodita (Venus, la diosa del amor, en Grecia) regresa a la tierra tomando la apariencia de Circe (es la diosa mágica, aunque de menor categoría, también es descrita como una bruja. Se hizo famosa en la obra de Homero, “La odisea”), montada en un carro tirado por serpientes aladas. Quetzalcóatl (México-azteca) es una serpiente emplumada que utiliza un carro tirado por serpientes para llegar a la tierra, y al morir se transforma en el lucero del alba, Venus. Según James Bonwick, (2) “la serpiente es la señal o el símbolo de una antigua raza célebre por su sabiduría”; se le atribuye la introducción de todas las artes de la civilización y se cree que es la fuente de grandes conocimientos. “San Jorge matando al dragón/serpiente es un símbolo primitivo de matanza ritual”.

En palabras escritas de Carl G. Jung, “Hay que recordar que el propio Cristo aparece simbólicamente como una serpiente exaltada en la cruz (la cruz simboliza el árbol de mundo).  La serpiente fue asociada primitivamente con el “caos” y con la “luz”, es un símbolo ambivalente de destrucción y de vida, y se encontraba asimilada a la diosa madre, representante del amor, la fecundidad, la fertilidad y en algunos casos la lujuria y la guerra”.

“El hombre moderno no comprende hasta que punto de su “racionalismo” (que destruyó su capacidad para responder a las ideas y símbolos numéricos) le ha puesto a merced del “inframundo” psíquico. Se ha librado de la “superstición” (o así lo cree), pero mientras tanto, perdió sus valores espirituales y morales y ahora está pagando el precio de esa rotura en una desorientación extendida por todo el mundo”, apunta Jung.

Los antropólogos han descrito muchas veces lo que ocurre a una sociedad primitiva cuando sus valores espirituales están expuestos al choque de la civilización moderna. Su gente pierde el sentido de la vida, su organización social se desintegra y la propia gente decae moralmente. Nosotros estamos ahora en la misma situación. Pero nunca comprendemos realmente lo que perdimos porque, por desgracia, nuestros dirigentes espirituales están más interesados en proteger sus instituciones que en entender el misterio que presentan los símbolos. ¿Esta descripción no les recuerda a nuestra propia sociedad, será que venimos en decadencia desde la época del propio Dr. Jung?

El psiquiatra, Carl G Jung (3), señala: “En mi opinión, la fe no excluye el pensamiento (que es el arma más poderosa del hombre), pero desgraciadamente, muchos creyentes parecen temer tanto a la ciencia (y, de paso, a la psicología) que miran con ojos ciegos las fuerzas psíquicas “númicas” (4) que por siempre dominan el destino del hombre. Hemos desposeído a todas la cosas de su misterio y “numinosidad” (4): ya nada es sagrado”.

Volviendo a la comida

Después de haber vuelto del pasado podemos advertir que nuestros ritos están completamente olvidados a pesar de que los seguimos practicando sin saber por qué. Podemos concluir que todos los símbolos que creemos nuestros, llegan de países europeos lejanos que no tienen absolutamente nada que ver con nuestra esencia, con nuestras costumbres, con nuestra cultura y ni siquiera con nuestro clima. Simplemente adoptamos esas tradiciones por una cuestión de “mercadeo” y con los años llegamos a creer que eran nuestras.

De la columna anterior, les recuerdo y cito “Los alimentos son un festejo para procurar un año venidero prometedor y recibir al nuevo dios sol, dios supremo, que muere y nace de nuevo sin perder su esencia.  Además era tenido en cuenta que lo mismo que se ofrece es lo mismo que se recibe, por lo tanto cuando mayor es la cantidad de alimentos y más dulces sean éstos, mayor cantidad de alimentos se recibirán en el año venidero y más dulce se tornará éste”.

No creo que ninguno de nosotros le rinda homenajes al dios sol y tampoco tengan la fantasía de que la mayor cantidad de alimentos que comamos nos van a traer un año mas próspero, sino que lo único que nos van a traer son un montón de calorías de más y unas pipas más prominentes. Las mujeres tendremos nuestros propios “perniles” y con ésto los problemas de salud que ya todos conocemos: colesterol, diabetes, problemas cardíacos, problemas hepáticos, etc., etc.

A menos que adores al dios sol, no te hace falta llenarte de tantas calorías para divertirte en las fiestas. Todos sabemos que ese derroche de comida, esa ingesta de calorías acompañadas de las bebidas que a veces terminan en borracheras van a traer consecuencias, además de que nos harán sentir mal, cuando lo que queríamos era exactamente lo contrario: divertirnos. Abre los ojos, cuida tu vida que es única. Prevención y moderación son tus mejores amigos. ¡Felicidades!

Espero no haber ofendido a nadie con esta historia, realmente no lo dije yo, las referencias están adosadas a cada columna y las pueden buscar.

Sólo hay una sola cosa que deseo expresar. Creo que la espiritualidad se encuentra dentro de cada uno de nosotros y no importa a que religión pertenezcamos, no nos hacen falta ni ritos, ni regalos para sentirla. Sólo necesitamos escuchar a Dios. ¡FELIZ DIA DE REYES!

(1) Dios Aión: Viejo y niño a la vez. Dios de la vida y no de la vida que muere. Dios del pasado, de la vejez y de la eterna juventud y del futuro, a la vez.

(2)Bonwick, James (1817- 1906) was an English-born Australian historical and educational writer.

(3)Jung, Dr. Carl G., (1875- 1961), Médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo. Figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis; posteriormente, fundador de la Escuela de Psicología Analítica, también llamada Psicología de los Complejos y Psicología Profunda.

(4) “Númica”, “numinosidad”, palabras usadas por Dr. Jung, que expresan lo mismo que arquetipo o paradigma, cómo nacen las tradiciones, etc.


Y… ¡Sigan de Fiesta!

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com