Mayaguez de Fiesta

AQUÍ TE ENTERARAS DE TODO...

Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 16
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

 

NO MAS ACHAQUES

¡Hola y Bienvenidos!

¡Un gran saludo para cada uno de ustedes! Soy Nora A. Brodsky y quiero darles la más cordial bienvenida a Mayagüez de Fiesta y a mi columna “NO MAS ACHAQUES”. Desde aquí les estaré brindando temas de salud y cómo éstos afectan no sólo a los que están enfermos sino como inquietan a nuestra familia, patronos y amigos. Recuerden que si tenemos salud, lo tenemos todo. La salud es lo más importante que un ser humano tiene en su vida porque sin salud no se puede “funcionar”, Así que, lo mejor es prevenir para no tener que lamentar en un futuro que muchas veces vemos lejano. Esta columna se publicará una vez por semana, así que por favor, estén pendientes para que no se pierdan nada de lo que tiene para ofrecerles Mayagüez de Fiesta y todos mis compañeros columnistas también.

Mi columna se dirigirá a los síntomas más comunes de las enfermedades actuales, sin embargo, cabe destacar que es muy importante que consulten a su médico en el caso de descubrir que tienen alguna dolencia. Esta columna es meramente informativa y tanto Mayagüez de Fiesta, como esta servidora no se hacen responsables de tu salud física o mental, sólo queremos orientarte de forma de que si tienes algunos síntomas que no reconoces los puedas descubrir aquí. Tanto el equipo de Mayagüez de fiesta como yo, tenemos como propósito conseguir que a través de esta columna alguien pueda aliviarse y nos sentiremos muy complacidos si eso ocurre. Hacer el bien a los demás es algo contagioso y te hace sentir muy feliz, ¿Por qué no te atreves, lo tratas y me cuentas? Sólo tienes que hacer sonreír a alguien, es fácil, gratificante porque te hace sonreír a ti también y no te cuesta NADA. La vida es como un espejo donde se refleja quién tu eres, todo lo que haces y lo que sientes; sin que tú te des cuenta te devuelve grandes cantidades de lo bueno que hiciste, así como de lo no tan bueno.

Si tienes alguna curiosidad en particular sobre alguna enfermedad me gustaría que te sientas en confianza y me lo dejes saber para poder complacerte en algunas de mis columnas: mi email nbrodsky@mayaguezdefiesta.com . Lo más importante para todo en la vida, pero más aún en el caso de las enfermedades, es la prevención y para eso necesitamos tener una buena calidad de vida y actualmente, debido a los trajines diarios se nos hace difícil, pero no es imposible. Con un poco de buena voluntad y ganas, todo se puede lograr.

Trataré de expresar los conceptos “sin palabras grandes” de esas que asustan, como las que usan los médicos, de forma que nos entendamos de una manera clara y sencilla.

Paz y Amor: Una Navidad sin depresión (1 de 2)

Esta será una serie de artículos dedicados a las Navidades y qué podemos hacer para prepararnos y no pasar estreses innecesarios, entre algunos puntos a tocar. Hoy vamos a hablar sobre la Depresión Navideña.

Ya las Navidades están a la vuelta de la esquina. No sé si han notado que desde hace unos años atrás, las tiendas ya no esperan ni que pase “Halloween” para ir trayendo los productos de Navidad.  Las Navidades en Puerto Rico son maravillosas, muchas celebraciones, mucha comida típica, muchos gastos, muchas tarjetas de crédito “que parecen elásticas, de tanto que se estiran” y por supuesto muchos regalos, que si a los padres, a los hijos, a los nietos, a los abuelos, a los padrinos, ahijados, tíos, sobrinos, primos, amigos, ya perdí la cuenta y creo que todavía se me quedan algunos. Además de eso, esta la decoración de la casa empezando por la pintura y las hermosas luces que este año saldrán una fortuna en electricidad… (Esta columna es totalmente apolítica, ¿Ok?)

Deberían ser unas fiestas espirituales para aquella gente que es religiosa y vamos a decir que por lo menos, alegre, para la gente que no lo es. Reunirse en las casas a hablar, escuchar música típica y comer porque en nuestra sociedad “si no hay comida no se festeja”. Lamentablemente, las fiestas se han convertido en una cuestión completamente comercial sin que nos demos cuenta, pero con toda una psicología que nos envuelve, nos llevan desde nuestras propias narices a gastar más de lo que debiéramos, aunque esto último es por decisión propia.  Simplemente, no queremos decirle que no al nuevo celular, a las tabletas, al último juguete de moda para este año y la gente aunque no tenga el dinero va a las tiendas durante el “Black Friday” (Le dirán así porque uno se pone de luto después de sumar todos los tickets de las cosas que compró y no tenían razón de ser… “pero estaban en especial”).  Durante ese día venden tanto, pero tanto, que prácticamente las tiendas pueden sobrevivir durante el resto del año con lo que se vende en ese día y el resto de la temporada navideña. Siempre auguran que va a ser una Navidad con estrecheces pero eso nos es lo que uno ve en los centros comerciales donde no hay ni un lugarcito para estacionarse y las filas en las cajas registradoras son interminables.

En cuestión de salud, eso nos provoca muchísimo estrés; nos alimentamos mal: mucha bebida, mucha comida típica y algunos chichitos demás cuando todo se acaba. ¿Quién va a pensar en ponerse a dieta con tremendo festín? Dejar el arroz con gandules, los pasteles, el cuerito del lechón asado y “ay bendito”, el pobre lechón a la vara que quedó atravesado de punta a punta, las papas majadas, la ensalada de coditos, la ensalada de papas y la ensalada verde, que todavía no entiendo para que la ofrecen si nadie se la come.  Ahora le toca al postre, no puede faltar un buen tembleque o el arroz con dulce y lo dejé para lo último porque me encanta, el coquito. Mmmmm. Se me hace la boca agua, ¿Quién se apunta? ¡Ya lo sé, todos!

Venimos comiendo desde el Día de Acción de Gracias, en las fiestas de nuestra familia, pero en realidad comenzamos antes con la fiesta de la oficina o las fiestas de amigos para “compartir” ya que no nos vamos a ver para el día que en verdad ocurre la ocasión.

La época de Navidad es hermosa para muchos de nosotros, los pueblos de la Isla se visten de luces, de música y hasta de entretenimiento (que después nos cobran en los impuestos), pero también es una época muy triste para otros. La mayor cantidad de suicidios ocurren para esta época del año. ¿Por qué? Porque hay personas que pasan por la “Depresión de Navidad”.  Están tristes y la melancolía no es muy bien aceptada para este tiempo cuando todos están de fiesta. Es muy difícil para la persona que se siente mal, poder sobrellevar su actitud tan negativa, cuando el resto de la gente está tan alegre, porque lo hace sentir completamente fuera de lugar. Este tipo de estado de tristeza también ocurre para otras festividades, como el Día de la Madre, del Padre, de San Valentín y de cualquier otra fecha que signifique algo para la persona deprimida.

¿Quiénes son las personas que pueden deprimirse para esta época y cuáles podrían ser las causas más comunes?

  • Soledad y baja autoestima
  • Recuerdos de una Navidad triste en el periodo de la niñez
  • Problemas económicos, laborales o de familia
  • Personas que se encuentran lejos de su pareja o de su familia
  • Falta de recursos económicos para hacer una buena comida o comprar regalos
  • La muerte reciente de un ser querido o su recuerdo
  • Un duelo que todavía no acabó y que ocurrió para esta misma época.
  • Un enfoque negativo en uno mismo
  • Ser hijo de un matrimonio divorciado
  • Pertenecer a la Tercera Edad
  • Las personas solas

Cabe aclarar que hay que hacer una diferencia bien marcada sobre lo que es la tristeza o melancolía y la depresión.

El mes de diciembre trae muchas expectativas, porque finaliza el año. Es el momento en que miramos hacia atrás y hacemos un balance de todas las metas que nos trazamos, las que cumplimos, las que ni siquiera intentamos cumplir y las que fracasaron. A veces cuando hacemos el balance nos damos cuenta que es más negativo que positivo. Eso significa que nos sentimos fracasados porque no cumplimos lo que nosotros mismos nos propusimos hacer, exactamente hace un año atrás. Si ya hay una predisposición para la depresión en el paciente, las cosas se agravan aun más, porque tiende a recordar en esos momentos de Navidades anteriores de las cuales tiene muy buenos recuerdos cuando la vida le sonreía.

Para las personas que se deprimen por alguna razón de las arriba mencionadas, este periodo es un suplicio ya que las Navidades se asocian a una época y no a un solo día. En Puerto Rico, la Navidad comienza desde el Día de Acción de Gracias y culmina con la llegada de los Reyes Magos y luego las Octavas y Octavitas. Saquen cuenta ustedes mismos…  (Como dos meses, verdad?) Como les decía hay que diferenciar muy bien lo que es una situación de tristeza o melancolía con una depresión.

La depresión tiene síntomas muy marcados que no se tratan solamente de sentirse triste. La persona que está deprimida en Navidad puede mostrar los siguientes síntomas:

  • Pérdida o aumento del apetito
  • Pérdida de sueño o deseos de dormir y no querer levantarse de la cama
  • Desgano para las tareas cotidianas
  • La persona se aleja de los demás, no se comunica y se muestra apesadumbrada
  • Deseos de estar sólo

¿Qué podemos hacer?

  • Invitar a la persona a participar de las celebraciones
  • Tratar de ponerse en sus zapatos y considerar sus sentimientos
  • Respetar sus decisiones sin importar que no nos gusten
  • Hacerle sentir que aunque no le comprenden, le quieren
  • No dejarlos solos

¿Qué puede hacer el paciente deprimido?

  • Identificar los miedos
    • Hacer una lista de agradecimiento de todo lo bueno que le ocurrió durante ese año
    • · Cambiar de ambiente (irse de viaje, a la casa de un hijo, de un amigo)
    • Ayudar a otros, rodearse de gente
    • · No beber en exceso
    • · Buscar ayuda profesional (Ir a un psicólogo o a un psiquiatra no es algo para avergonzarse, solamente estás buscando ayuda que nadie más te puede dar).
    • No descartar de plano unirse a la fiesta ya que más triste se va a poner si está sólo.

Además, hay muchas cosas más que el paciente que está tan negativo puede hacer por los demás y por el mismo. El distraerse lo saca de sus pensamientos negativos. Puede enfocarse en todas las cosas buenas que le pasaron ese año y recordar en forma positiva a los familiares y a los amigos que murieron. Se pueden contar anécdotas de esos familiares de cómo eran que chistes contaban, etc.

Para ayudarlo, aunque la persona diga que no tiene porqué festejar, sería bueno invitarlo a que sí participe. Una vez que esté en la fiesta se va a sentir mejor, pero si la resistencia de su parte es muy grande, entonces es mejor dejarlo tomar su propia decisión.

El paciente que habla con los demás y expresa sus sentimientos se va a sentir mejor, lo que quiero decir es que mejor escuchar, que dar consejos.

Si te sientes mal, ya lo sé, “Mal de todos consuelo de tontos”, pero no eres la única persona en el mundo que está pasando por un momento negativo y todas las cosas tienen solución en vida. Además de ésto y es mi opinión muy personal, el calendario está hecho por los hombres desde hace mucho tiempo y se ha transformado en algo muy distinto a lo que era. Tanto el Día de las Madres, de los Padres, de los Abuelos, de los Amigos, de tu cumpleaños, aniversarios, etc. incluyen también a las fiestas de fin de año. Qué diferencia existe entre el 31 de diciembre con el primero de enero?  Ponte a pensar si no hubiera calendario y si nadie tuviera conciencia de esos días de fiesta. ¿Qué pasaría? Para comenzar no gastaríamos tanto, nadie iría a fiestas de hoteles a $500 la noche por persona con estadía, nadie compraría regalos que hasta es posible que no le guste a la persona que se lo regalaste, y se pregunte: “¿Porqué le habrá parecido que esto me podría gustar, a caso no me conoce?” Viviríamos la vida festejando un día detrás del otro, sin darle tanta importancia a las cosas materiales y viviendo a plenitud pero fijándonos en todas eso a la que ya no le hacemos caso, como la hermosa salida de un arcoíris completo.

Nuestra sociedad no permite que nuestra realidad sea esa, porque todo está estructurado para que festejemos, gastemos, bebamos, engordemos, etc., deberíamos razonar y pensar por nosotros mismos.  Piénsalo… a veces por complacer a los demás, no nos complacemos a nosotros mismos y la frustración, los problemas no nos dejan disfrutar como a todos los demás.

¡Ponte de Fiesta!

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
 

site visits
Contador de Visitas desde 01-Nov-11