Mayaguez de Fiesta

AQUÍ TE ENTERARAS DE TODO...

Correo electrónico Imprimir
Valoración de los usuarios: / 6
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

 

NO MÁS ACHAQUES

Las Fiestas Navideñas: ¿Alegría o estrés? Parte III

¡Hola a todos! Cada vez queda menos para que comiencen las fiestas. Ya estamos a 15 de noviembre, el tiempo se ha pasado volando y nos queda poco más que una semana para la fiesta de Acción de Gracias o como la llamamos cariñosamente “El Día del Pavo” ¡Pobre pavo, si supiera que en “su día” en vez de ser agasajado, será comido!

Hablemos de dinero y estrés

Seguimos con los consejos para aliviar el estrés de las preparaciones navideñas. Para no tener que desembolsar todo el dinero de golpe, es una buena idea, ir comprando los regalos durante el año. Hay dos grandes liquidaciones, la primera comienza en enero inmediatamente después de las fiestas, y se puede conseguir mercadería de muy buena calidad a excelentes precios, es todo lo que le sobró al comercio de la mercancía de la navidad y como no nos pudieron coger de bobos la ponen a un mejor precio. La segunda gran liquidación comienza cuando acaba “el verano” y de nuevo se pueden conseguir tremendos precios, a veces hasta el 80% del precio de la etiqueta original.

De solo pensar en este revolú y los gastos, sería fantástico irse de viaje todos juntos y olvidarse de tantas complicaciones y quizás hasta salga más barato si uno hace los números y planifica con tiempo. El problema va a ser que todos se pongan de acuerdo –con tiempo– y hacer las reservaciones, ya sea a Disney, a República Dominica o de crucero.

¿Qué podemos hacer para evitar el estrés?

  • Negocia con tu pareja

Los matrimonios que todavía son jóvenes deberían pasar el Día de Acción de Gracias en la casa de sus padres, y Navidad y Año nuevo, en la de sus suegros. Si se hace de una manera secuencial o sea intercalando un año sí y un año no, con cada familia, todos van a estar contentos: los suegros, los padres y la pareja.

  • Tomarlo con calma

Es una época para disfrutar, no estamos trabajando y nadie nos va exigir una fecha de entrega sin importar los muchos proyectos que tengamos. Si realmente no le vamos a sacar el gusto a la invitación que pensábamos hacer, es mejor no hacerla. Si es una tradición, podemos cambiarla y comenzar una nueva. Somos sólo nosotros, los que nos imponemos obligaciones a nosotros mismos, de cómo debería quedar esto o aquello. Seamos más flexibles y no le demos tanta importancia a las cosas que no la tienen.

  • Olvidarse de la perfección

Lo primero que debemos hacer es darle prioridades a las cosas, según la trascendencia que tienen. La perfección tiene que ver mucho con “el que dirán” y es un problema mayormente de las mujeres que todo “les tiene que quedar perfecto” porque sus pares las podrían juzgar mal, aunque a algunos hombres también les importa vivir de las apariencias. Queremos que todo salga perfecto para los demás, sin embargo “debemos preguntarnos a costa de qué o de quién”, no tiene sentido el daño que nos hacemos para lograrlo porque en vez de disfrutar, nos agotamos.

  • Perdir Ayuda

Para qué preocuparnos, es mejor hacer las cosas con calma, a nuestro paso y en lo posible buscar ayuda de alguien más, si eso te va a relajar: “Mami, me harías un postre”; a la suegra “Me ayudarías con la ensalada de papas”. Nadie se va atrever a decir que no, por el contrario te puedes llevar algunas sorpresas positivas y te ayudaría a aliviar la carga, porque es algo menos que tendrás que hacer.

  • Organizarse

Cuando invitas a tu casa o “te toca”, lo más importante es la organización. Haz por escrito un menú y también apunta las comidas que ya no tienes que hacer porque se las asignaste a alguien más. El menú te obliga a mantenerte organizada desde la compra de los alimentos para confeccionarlos hasta las bandejas en donde los piensas a servir. Si es una actividad grande, lo mejor es armar un buffet y que la gente se sirva sola.

Si sabes que tienes muchas invitaciones a fiestas que son con comida, es una buena idea regalar una botella de vino. A las botellas las puedes “vestir” de muchas maneras, como por ejemplo, vienen unos adornos que sirven para poner en las manijas de las puertas, son baratos, bonitos y le dan otra presentación al regalo. También podrías ponerle una gran moña de un color llamativo con una tarjetita.

Trata de ir a acumulando poco a poco los alimentos como galletitas, quesos, aceitunas, jamones, que servirás cuando venga alguna visita a la casa. Si lo haces junto con la misma compra de alimentos que hacemos para la casa no se notará tanto en tu presupuesto. Hay que aclararles a los demás miembros de la familia que esos “manjares” no están disponibles para comer en este momento. No hay nada peor que contar con algo y en el momento que vamos a servirlo, darnos cuenta que NO está disponible porque “alguien y sus amigos” lo devoraron después de jugar al baloncesto.

Los Regalos

Para no tentarse con cosas que en realidad no necesitamos aunque estén “super-baratas”, lo mejor es comprar los regalos desde la comodidad de tu hogar y de paso evitas el revolú de los centros comerciales y la falta de “parking”. Otra vez, tienes que hacer una lista, puedes conseguir tus regalos con tiempo para que te los entreguen antes de las fiestas.  Recuerda que el correo se tarda más en esta época por la demanda de los servicios que proveen.

Unos de mis sitios favoritos para compras en Internet, son ebay.com y amazon.com. He tenido muy buenas experiencias en cuanto a costos y garantías y muchas veces incluyen el envío gratuito. Confío mucho de las tiendas que aceptan Paypal que es una manera de no tener que dejar tu tarjeta de crédito en el sitio, además de una garantía doble.

También están en Internet todas las tiendas que hay en la Isla, incluidas JCPenney, Macys, Toys R Us y las que no están también, como por ejemplo, Nordstrom o Lord & Taylor, que ya mismo llegan. Otra posibilidad son los “Outlets Malls”.  En la Isla hay dos “Outlets Malls”, uno en Canóvanas, al Este y el otro en Barceloneta, al Norte.

¿Por qué no podemos llevar unas fiestas felices y en paz sin tener que correr hasta último minuto y volver al trabajo por otro año más, necesitando todavía unas merecidas vacaciones?   La respuesta es fácil, corremos demasiado para que todo sea perfecto y sean los demás los que disfruten.  Hay muchos gastos que no estaban previstos y nos intranquiliza como vamos a hacer para pagarlos cuando todo acabe.  Hay personas que gozan de unos días libres, pero hay otras que trabajan mucho más porque el comercio abre sus puertas en horarios más extendidos que lo usual y también tienen familia y quieren participar de las fiestas.  Sin embargo, hay algunas cosas que si se pueden evitar si se planean con tiempo. ¡Hasta la próxima semana!

Cuento con ustedes para la próxima columna de “No Más Achaques

¡Mayagüez, Ponte de Fiesta!

No olviden visitar mi blog:  http://bloggeandovivencias.blogspot.com/

Esta semana estaré hablando del alcoholismo y les contaré la triste historia de Javier… un muchacho como tú y como yo que tomó la senda equivocada. “Bloggeando Vivencias” publica todos los domingos. Esta historia publicará noviembre 20.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
 

site visits
Contador de Visitas desde 01-Nov-11