Mayaguez de Fiesta

AQUÍ TE ENTERARAS DE TODO...

Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 6
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button


Ruta Yagüeka

Bodegas Andreu Solé



¿Se podrá cultivar y consechar uvas en Puerto Rico para producir un vino artesal? Pues la respuesta y es “sí”.  Existe en Puerto Rico un viñedo del cual se cosechan sus uvas hasta covertirse en vino.  El rostro de esta servidora y mis amigos fue de asombro al escuchar que en Puerto Rico se cultivaban uvas para la preparación de vino.  Fue así que pude comprobarlo con mis propios ojos, como Santo Tomás ver para creer.  De inmediato hicimos los arreglos para visitar “Bodegas Andreu Solé” localizada en Ensenada, Puerto Rico con su viñedo en Gúanica.  La bodega esta situada en la Carretera PR 3116, km. 2.6 de Gúanica a Ensenada, antes de los cuarteles de F.U.R.A.  En el lugar no existe rótulo alguno que la identifique y queda a mano izquierda con una pared forrada de bambú color crema.  Ya en el lugar te percatas que existe una casa estilo hacienda, restaurante y barra donde se pueden degustar, vinos, tapas y otras bebidas. Su propietario el Sr. Juan Andreu oriundo de España.




Te presento algunos datos de interés sobre el viñedo y la bodega.  La finca consta de ocho cuerdas de vides manteniendo la raíz de los viñedos húmedos y las hojas secas.  Siendo Gúanica el lugar perfecto en todo Puerto Rico para este tipo de cultivo por el clima; produciendo variedades de uva moscatel, tempranillo y camelot.  El padre del Sr. Juan Andreu erá enólogo por lo que aprendió por tradición, heredando sus técnicas y adquiriendo otros conocimientos mediante estudios hasta dar con el sueño de su prógenitor:  cosechar un viñedo en Gúanica.  Para el 2010 esta bodega produjo 2,000 botellas de vino, nombrándolo “12 Calles”, en honor al pueblo de Gúanica; por el conjunto de doce calles que en rectángulo forman el centro del pueblo.  También producen sangrías “Candela” y “Blanca” y un vino blanco “Sole Moscatel”.  Pero esto no es todo entre sus licores artesanales podemos degustar algunos cuyo ingrediente principal lo son: café, guanábana, mandarina, cilantrillo, limón, hierbas, especies y otros.  Hay un trago muy peculiar producido aquí que lo nombraron “Guayito” que es parecido a un mojito, pero con frutas naturales, azúcar y menta.


Cuando llegas a la casa, estilo hacienda española, te impacta la belleza de su entorno, nada menos que la bahía de Guánica, arbustos de mangles, las montañas, ruinas de una central azúcarera, jardines, un muelle, palmeras de coco, barriles de madera, maquinaria vinculada al mundo vinícola y una terraza cubierta por las enredaderas de uvas sobresaliendo entre sus hojas los racimos. La bahía que engalana el lugar contiene en sus aguas organismos de bioluminiscencia, observables en horas de la noche.  Es así como empiezan a fusionarse la mezcla de aromas a salitre, uva, porto y las ricas tapas. Todo este escenario se convierte en uno cuyo único adjetivo sería mágico.


Mi visita al viñedo lo fue en temporada de vendimia, razón para estar muy entusiasmada al igual que mis amigos, ya que por primera vez estaríamos recolectando uvas para hacer vino.  Si quieres vivir esta experiencia mi recomendación es que lleves una tijera y guantes para recortar los racimos; no lo hagas como esta servidora que utilizó las manos y terminó con ellas manchadas, pero contenta y con mi barriguita llena.  Llego un momento en que sólo predominaba en mi boca un sabor agrio, porque me la pasé comiendo uvas y ante mi vista todos los racimos eran “bellos” .  Previo a la recolecta el señor Andreu orienta al grupo, destacando que sólo se podrán cortar racimos maduros para que no se afecte el sabor del producto final. En ese momento también se les provee a los recolectores envases para el almacenamiento.  Por ser Guánica una zona seca, es recomendable que lleves sombrero o gorra, protector solar, agua, calzado y ropa apropiada, merienda y también hasta repelente de mosquitos.  Nuestro “tour” empezó a las ocho de la mañana y termino a las once de la noche; ya que tuvimos la oportunidad de recolectar, separar la cáscara de la uva, la extracción del jugo, que luego de la fermentación daría paso al añejamiento por un periodo de doce meses hasta obtener el sagrado líquido:  el vino.


Ahora, eso sí, el proceso de pisar las uvas para extraer su jugo de forma artesanal, como se acostumbra en algunos países europeos, en la Bodegas Andreu Solé no se realiza, en su lugar se utiliza  una máquina.  De modo que puedan cumplir con las regulaciones estatales y federales en el trámite de la permisología para vender el vino en Puerto Rico.  Nuestra visita incluyo una degustación de “topitos” (licores artesanales), tapas y música en vivo bajo las estrellas.  Los recorridos y las degustaciones conllevan un costo por persona o grupos.  Algunos fines de semana puedes encontrar música de: bohemia, flamenco y nueva trova.


El horario es viernes y sábados de 7:00 pm a 1:00 am y los domingos de 12:00 am a 5:00 pm. Los domingos se ofrecen recorridos al viñedo para luego ir a la hacienda.  Enlace: http://bodegasandreusole.com/ .  También tienen página en Facebook.


Sólo me resta invitarte a visitar la Bodega Andreu Solé y al sonar del choque de las copas exclamar: ¡Salud!


Comentarios o sugerencias: cultura@mayaguezdefiesta.com
Fotos tomadas por Lucy Serrano Gastón



Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
 

site visits
Contador de Visitas desde 01-Nov-11